El alta hospitalaria

… Volvió el paciente comentado en el post anterior. Y con él, su informe de alta hospitalaria.

A veces hay sorpresa. No siempre está al principio. Puede que la descubras al final.

Y sí… porqué no reconocer que me sorprendió la frase final de este informe . No tanto por el fondo sino por la forma.

“A demanda no es ortodoxo”… Quizá todo sacado fuera de contexto (desde cuándo tomaba el tratamiento, el motivo, hasta cuando…) pierda su “jugo”. El paciente no tenía pautado este tratamiento  a demanda y ya sé que una puede ser suspicaz o no a la hora de interpretar lo que lee pero… (repito) las sugerencias pueden ir envueltas de diferentes formas.

No quiero convertir este post en una crítica a la relación que a veces se establece entre especializada y atención primaria…  Pero me pregunto si el hecho de habitar en el hospital da una seguridad  y un manejo de la incertidumbre tal que está permitido decir lo que se quiera y como se quiera… como si verdad no existiese más que una…

Supongo que dejando a un lado ese-yo-soy-mejor-que-tú… lo que nos debería importar realmente es la salud del paciente… ¿no?.

7 pensamientos en “El alta hospitalaria

  1. Lo mejor de todo es el omacor. Estos cardiólogos son la leche…¡siempre a la última moda!. solo le ha faltado poner que se tome dos botes de danacol todos los días y uno de actimel “para las defensas”. Medicina basada en la “videncia” ¿?.

    Me gusta

    • A mi entender, el comentario escrito, al margen de las formas, denota un conocimiento fortuito de un aspecto muy concreto del paciente y de cómo éste se maneja con la medicación. Lo que fascina es el resultado: parece como si quisiera “dar una lección”.

      Puede que la escena fuese la siguiente:
      Médico: Entonces toma algo más?
      Paciente: No, nada más.
      M: Para los bronquios toma algo?
      P: Un spray de esos.
      M: Pero cuál?
      P: Pues de esos que mi médico me dice que tengo que lavarme la boca y escupir después de echármelo.
      M: Ah, sí. Y ese cuántas veces al día?
      P: Pues… cuando tercia.
      M: Cuando tercia? NO le tiene dicho su médico que esto no se toma así, que eso no es ortodoxo??!! (a la enfermera.escribiente) Estos médicos de primaria!!!

      Lo mismo ni se hubiese enterado en otro contexto, pero en ese momento sí, y descubrió un área de infracumpliento terapéutico que dió por sentado que su médico desconocía. Y el comentario quería enmendar ese supuesto error, quizá.

      Lo que no saben nuestros compañeros hospitalarios es que el problema no es que no sepamos la posología del “Pulmicort” (qué manía con las marcas!!). Tampoco que no sepamos transmitirlo al paciente (algo que, por cierto, sabemos hacer mil veces mejor). Tampoco que el paciente se entere o no de la posología. El problema es que perturbamos la vida de las personas con las intervenciones a los que los sometemos: http://fadsp.es/obsmadrid/attachments/784_Necesitamos%20una%20medicina%20menos%20perturbadora.pdf

      Besos

      Me gusta

      • Gracias Enrique por el comentario.

        Supongo que todos cometemos errores en lo que escribimos y cómo lo escribimos. Este post intentaba ser de sensaciones tras leer algún que otro informe hospitalario, de las últimas semanas de alta, en los que pareciera que las recomendaciones son lo más parecido a lecciones “de ciencia” para el médico que está en su consulta viendo catarros.

        Gracias por el enlace. Me apunto el concepto de “pertubar a los pacientes”… Ahora que repaso las historias de pacientes para un trabajo de investagión de final de residencia me sorprende la dificultad de encontrar personas libres de tratamientos preventivos o curativos.

        Me gusta

    • Gracias Julio, por el comentario.

      Lo de las prescripciones de última moda es algo que no sólo repercute a los especialistas que las descubren sino a aquellos que en más de una y más de dos consultas hemos de plantearlos qué hacer con las “recetas inducidas”.

      Elena

      Me gusta

  2. A mi me sigue sorprendiendo el desprecio con el que siguen tratándonos muchos hospitalistas, cuando deberian saber que recibimos una formación via mir y que tanto ellos como nosotros somos especialistas, y en temas de terapéutica y uso de farmacos generalmente tenemos una vision mas amplia y basada en la evidencia que ellos, que en muchos casos están “superespecializados” en un tema y no estan al dia del resto. De hecho , lo del omacor, como reseña Julio Bonis habla por si solo.
    El otro dia recibí un informe de un otorrino que decía que su “medico de cabecera receta Omeprazol, cuando yo recomiendo Nexium Mups”, y dejaba entrever que eso era la causa de la faringitis de mi paciente, que por cierto no tenia reflujo. Vivir para ver.

    Me gusta

  3. Gracias Fernando por tu comentario.

    Para mí el problema de esas “prescripciones inducidas” es el riesgo que suponen para los pacientes polimedicados por las interacciones farmacológicas. Cada especialista va sumando a la cesta del paciente sus tratamientos…

    Por no entrar en el lado oscuro de las prescripciones selectivas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s