Punto. Punto y coma. Punto y seguido.

Me gusta ir al mercado de barrio. Me gustan los pequeños comercios. Costumbre de la niñez cuando acompañaba a mi madre cada sábado a hacer la compra. Conocí a mi mercado actual hace ya unos años y desde entonces suelo visitarlo una vez por semana. Cada puesto tiene algún-no-sé-qué-especial. Algo que echo de menos cuando visito otro lugar para comprar. Mis tenderos saben lo que me gusta, lo que me puede gustar, con ellos hablo de la todo-un-poco… No nos llamamos cada día para ver qué tal le va la vida al otro, pero la continuidad de los sábados ha dibujado una relación especial. El roce hace el cariño, dicen por ahí.

Pero… ¿por qué comenzaba hablando de mi mercado y de los tenderos ?. Me parecía que tiene algo de relación con la siguiente historia.

El pasado viernes asistí en Madrid al último seminario. Siguiendo la rutina habitual podría decir: “Último seminario de este año…”. Sin embargo, es el ÚLTIMO con mayúsculas. Algo así como un Adiós. Sensaciones varias aparecen con esta despedida. Tristeza, melancolía, alegría, incertidumbre, desconcierto…

Nunca me he sentido cómoda cuando he visitado algún Congreso. Congreso como espacio en el que te (re)encuentras con tus amigos, conocidos y desconocidos para compartir algo científico, algo social, algo… De hecho alguna vez, me he podido llegar a definir como no-congresista.

Sin embargo las etiquetas son (casi) inevitables y con esta despedida pensaba si no podría definirme como Seminarista. Un seminario en tres de las cuatro estaciones al año durante tres años. Una carretera secundaria con algunos caminos terciarios. Un encuentro de razones para no vacunarse contra el escepticismo; un encuentro para aliarse cerca de qué-el porqué y el cómo; un encuentro para compartir y para continuar…Un espacio en el acudir era como visitar cada sábado mi Mercado. Las etapas tienen un comienzo y un fin. El vaso puede estar medio lleno o medio vacío. Mejor medio lleno, con la idea de que lo vivido y compartido suponga un punto y aparte de nuevas carreteras secundarias.

A continuación os dejo el enlace al resumen de lo que fue este último seminario y en el cual Javi Padilla y Juan Gérvas nos invitaron a pensar acerca de la Inteligencia Sanitaria a nivel micro. Enhorabuena por vuestro trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s