Recomendaciones basadas en preferencias

El pasado 14 y 15 de junio estuve por Bilbao en el Congreso de Semfyc y revisando ahora algunas de las notas tomadas, he hecho una reseña basada en preferencias acerca de lo visto y oído.

Por orden cronológico de asistencia, citar la mesa de “Empoderamiento del paciente y la toma de decisiones compartidas”, de la cual fueron las intervenciones de  Juan C. Mendizábal  y Sergio Minué, las que tienen cabida en esta reseña.

Del primero, fue su relato (cercano y fresco) de la vivencia de la enfermedad y su relación con el sistema sanitario lo que me hizo replantearme que en el día a día de la consulta, a pesar de tantas buenas etiquetas que le asignamos a la atención primaria, poco sabemos de las expectativas, emociones, de las creencias… de aquellos que citamos una y otra vez al otro lado de la mesa.

Del segundo, fue su presentación basada en recomendaciones donde la palabra escuchada tenía tanta presencia como lo tienen su letras. Una sucesión de recomendaciones llamaríamos científicas (artículos, estudios, caso clínico…) intercaladas con la literatura, el cine y la música. Porque quizá la actitud crítica puede necesitar de esa creatividad que se alimenta de empaparse de nosolociencia.

Atención a la salud mental desde Atención Primaria: ¿cómo mejorar?” es la segunda mesa elegida por esa sensación inquietante de que en la consulta los malestares cotidianos y no tan cotidianos quizá no reciben el mejor trato (ni tratamiento).

De Ander Retolaza  recogí algunas de sus conclusiones: como la propuesta de un modelo de cooperación entre niveles y que la atención realizada sea escalonada, que cuidado con las intervenciones agresivas o que en la depresión leve ni los fármacos ni la psicoterapia breve funcionan… Pero sin duda fue excelente el vídeo final en el cual nos recordó que “hay conseguir hacer las cosas mientras trabajamos todos los días…”. Le podéis escuchar hasta el minuto 21 de este vídeo.

De Alberto Ruiz-Lobo tenía curiosidad por escuchar algo más de su visión de la prevención cuaternaria en salud mental. Sí, puso sobre la sala el cómo trabajar para no dañar a nuestros pacientes:  cuestionar los mitos médicos y sociales, rechazar un modelo de atención reduccionista,  formular en lugar de poner una etiqueta diagnóstica,  cuestionar nuestro intervencionismo, indicar tratamiento cuando proceda…

Me detengo aquí a la referencia de la necesidad de formular en lugar de etiquetar… Formular como un proceso dinámico, decía, cuyo valor se mide como utilidad (no como verdad o mentira) y que no es estático (como un diagnóstico). Intentar darle sentido a la historia del paciente con todo lo que significan sus demandas, sus expectativas, sus circunstancias personales-académicas-laborales-sociales… Me gustó por esa apelación (no nombrada) a la medicina basada en la narrativa y por plantearme si no estaremos ante la nueva era del “no…”: no a las etiquetas, no a la medicalización, no a seguir haciendo las cosas porque sí, no a la incomunicación, no a dejarse llevar sólo por las emociones o no a las conclusiones de vaso medio lleno de la bibliografía… Aquí también le podéis escuchar desde el minuto 21 al 39.

La despedida del congreso fue en la mesa de AMF: “Toda la vida se ha hecho así”. Allí se conjugaron la necesidad de no imponer estilos de vida a propósito del caso salado de E. Gavilán, la frescura y lucidez de Rober Sánchez acerca de los túneles oscuros de la formación y la claridad de Eulali Mariñelarena con un mensaje que resumía tan bien su paciente con “ el que salga como he llegado aquí… “. Todo ello aderezado con las recomendaciones y sueños de Rafa Bravo.

Una mesa y un aforo que hacen sentir que el cuestionarse el porqué de toda la vida se ha hecho así… no es sólo cuestión de una minoría.

Para acabar esta reseña basada en preferencias, mencionar una mesa de la que he disfrutado desde mi ordenador cuando a la vuelta me planteaba porqué quizá los puntos débiles del congreso pujaban sobre los fuertes. Sí, también es otra mesa en la que se plantean muchos interrogantes que, como los ponentes exponen, no sólo se reducen a la necesidad de cambio a la hora de organizar un congreso… sino algo más arriba: hablan de la necesidad de un cambio de valores.

Concreción, cantidad, transparencia, cambio, conflictos, loquegano, formación, presencia, transferencia, coste, calidad… son algunas de las palabras que resumen algunas de sus ideas suculentas. Y con la esperanza de que sean ideas suculentas que acaben en un guiso y no se evaporen.

Y hasta aquí las preferencias.

Un pensamiento en “Recomendaciones basadas en preferencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s