Mirada(s): La tranquilidad compartida

 Imagen
 ¿Si no tengo el papel me darán las tiras para mirarme el azúcar? “.
Antes de marchar, Luisa compartió su duda. Quizá algún vecino le había comentado que “ya no se dan tiras”, que los recortes han llegado también al azúcar… Quizá por estas y otras razones se apresuró en añadir: “ a mí me tranquiliza ver cómo estoy dos días a la semana del azúcar, porque así además de tomarme la pastilla pues miro más lo que comer“.
Las respuestas variadas a la pregunta de Luisa podrían balancearse entre: la no indicación del control por las tiras para su diabetes, el control basado en la glicada o recordarle la dieta y el ejercicio como aliados del buenquehacer… Pienso en que su tranquilidad y nuestra tranquilidad tienen una forma diferente de ser narradas, aunque, a la vez, puedan tener más nexos comunes (in)visibles de los que reconocemos. Y que pueden tener que ver con el control de la incertidumbre basado en datos duros y en desdibujar la complejidad.

Mirada(s): del pensamiento en paralelo del día a día… a las letras.

2 pensamientos en “Mirada(s): La tranquilidad compartida

  1. Elena: Me parece muy interesante e inteligente tu texto. Pero tengo dudas acerca de los significados (en plural) de “tranquilidad compartida”. En esta situación caben distintos grados. Quiero decir que quizás tu posición apunta a una fusión entre médico y paciente que me parece inviable en este sistema sanitario y social. La complejidad estriba en que después de la consulta, el paciente se reencuentra con los influyentes invisibles de su red social que le llevan a reformular su posición. Este es el dilema.
    Gracias

    Me gusta

    • Juan,

      tanto el título como el texto pretenden transmitir la idea de que el hecho de existir un nexo “común” de interacción entre ambas partes (profesional y paciente (y/o familia)) como puede ser la enfermedad de la diabetes… puede reducirse a “comprobar” la evolución de los “datos duros” (hemoglobina glicosilada, tensión arterial, peso, dieta…) y, por tanto, a simplificar la compleja realidad. En el texto (basado en una historia real) cada uno tiene una preocupación y las respuestas responden a esa preocupación pero dudo si se aproximan a dicha complejidad más allá de los datos duros o si más bien es una tranquilidad ficticia. Sí… la realidad comienza cuando desaparecemos.
      El título tiene un cierto irónico… que intenta desprender más bien lo contrario a la tranquilidad, a la calma, a la aproximación…

      ¿Cómo abordar este dilema…?

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo,

      Elena

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s