Hanna Arendt: el viento del pensamiento

hannah arendt

Descubrí a Hanna Arendt en el capítulo “Pensar en tiempos oscuros” del libro “La vida líquida” (Z. Bauman). Tras ese primer contacto, sobrevino el segundo hace unos días con una película que lleva por título su propio nombre. En el transcurso de dos horas somos testigos de lo que pudieron ser sus días durante el juicio en el cual condenaron a A. Eichmann, acusado de genocidio por organizar el transporte de millones de judíos a los campos de concentración nazis y a las cámaras de gas. Algunas escenas detenidas nos muestran cómo él siempre justifica todas sus acciones en el cumplimiento de la órdenes que se le dictaban, la llamada obediencia debida. Se van descubriendo a lo largo de la película los diferentes argumentos que llevan a ella a elaborar el informe sobre el juicio, donde expuso su interpretación centrada en la banalización del mal.

Sin restar importancia al hilo conductor de la película, a sus protagonistas y al contexto histórico, tras las dos horas esbozo alguna idea que creo tiene extensión al día a día, de aquí y ahora.  Y que tienen que ver con el hecho de que cuando se nos da todo pensado y nos limitamos a  actuar guiados por el objetivo de  obedecer  podemos llegar a convertirnos en “una pieza” superflua e intercambiable. ¿Alternativa?: la de hacer pensando mientras estamos actuando, por el sentido de las cosas cuando se tiene la capacidad de pensar.

Un pensamiento en “Hanna Arendt: el viento del pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s