Declaración de intenciones: la realidad de palabras y silencios.

POEMA

 

Sentí real el pálpito

de tu oscura impresencia.

Supe que estabas.

Te busqué.

Ardía lento el fuego en los rincones

más secretos del ciego laberinto.

No busqué la salida, la imposible

Te buscaba.

Manifiéstate,

dije, sintiendo repentino

que ya lo habías hecho en el latido

de lo no manifiesto.

Jose Ángel Valente.

 

El Silencio como otra forma de expresión, de dar significado, con poder para alterar el (des)orden, la (ir)realidad, las emociones…

El Silencio es uno de los protagonistas que coinciden en algunos de mis descubrimientos recientes: Poema de J.A Valente y la película El sabor de las cerezas, uno con un escenario sobre letras y otra sobre imágenes, respectivamente. Es en “El sabor de las cerezas” donde el director iraní Abbas Kiarostaminos interpela con la historia de Badii que, tras decidir suicidarse sin llegar a desvelar sus razones, recorre la periferia de una gran ciudad en busca de alguien que le ayude a ser enterrado. Su encuentro con diferentes personas le hace reconocer historias en las que pareciera que se vislumbran sentimientos, placeres, miedos… reconocidos, y otros no. Una historia en la que se difumina la frontera entre lo que es ficción y lo que es realidad, en los que la oscuridad se sucede de un escenario con algo de luz. Y en la que el silencio de Badii escuchando la historia de su último acompañante muestra la pregunta de qué hacer ante una petición similar, el cómo la biografía nos condiciona en las elecciones, sobre la libertad de elegir ante la muerte y sobre los límites y la complejidad de la vida.

Es durante la escena oscura en medio de la noche cuando surge una pregunta: cuántas historias como las de Badii nos encontramos en las cuatros paredes de la consulta y fuera de ella. Aventurarnos a conocer las intenciones sobre la elección de morir implica poder obtener respuestas variadas y también silencios. Y, con las respuestas sobre la mesa, una invitación a decidir: con las palabras y con silencios. Y el riesgo de simplificar la complejidad que nos rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s