La compasión: la capacidad de pasar de la palabra al acto

JaneEvelynAtwood72

                                                             Women in prison (JE Atwood)

 

Luz tenue sobre la alargada mesa central donde ella estaba sentada. Su mirada pausada, recorriendo la sala, acompañaba al murmullo que esperaba escuchar su voz. Sus fotografías, a diferente escala, se posicionaron detrás de su mesa y en uno de los laterales. Tras una breve introducción haciendo referencia a sus inicios autodidactas con una cámara fotográfica, hace treinta años, se sucedieron sus trabajos con prostitutas parisinas, personas ciegas, con el primer enfermo de SIDA conocido en Francia y su proyecto de diez años de duración sobre el encarcelamiento femenino, entre otros. La sucesión de las fotografía se acompañaron de un relato de referencias al porqué de esos proyectos, las anécdotas y emociones acontecidas del durante, retazos de las historias de los protagonistas y  los posos de la mirada pasado el tiempo. Jane Evelyn Atwood, una referente en la fotografía documental, mostró una mirada profunda, diría, con cierta intencionalidad por dar a conocer y transformar realidades a través de su imagen.

Ante un tiempo recortado de preguntas me quedé con una por compartir, desprendida de la exposición conjugada que realizó con sus fotografías: ¿ la fidelidad y el compromiso en su forma de mirar articulan su quehacer a través de la compasión?.

La compasión como la emoción que nos expresa la vulnerabilidad del ser humano, según hace referencia Victoria Camps en su libro “El gobierno de las emociones”.

Una emoción que,  desvinculada de su connotación blanda y pasiva, tiene:

la profundidad que nos muestra Iñigo Marzabal en “La compasión en el cine: entre sentimiento y virtud” con esta referencia : “ la capacidad de compasión, de “padecer con”, de ponerse en el lugar del que sufre. Pero también, y estrechamente relacionado con esto, su capacidad de actuar en consecuencia, de refrendar con hechos lo que dice y piensa, de pasar de la palabra al acto. La compasión que surge de nuestra vulnerabilidad y finitud.”

e invita a plantearnos más interrogantes: “Todos aspiramos legítimamente a constituirnos en los héroes de ese relato que es nuestra biografía. Sólo nos queda determinar de cuál de aquellas dos narraciones queremos ser protagonistas. De la sustentada en el miedo a mi vecino y el autointerés o de la que se levanta sobre el reconocimiento del otro como parte de uno mismo y la compasión. Ésa es la elección. Ésa es una de tantas elecciones.”

Desde las fotografías de Atwood hasta las emociones-virtudes (constructivas)  que nos acompañan en la vida, para acabar trasladando lo que nos deja este itinerario en nuestro quehacer en la clínica… donde las biografías y lo que nos interpela con los pacientes, en ocasiones, se encuentra (o debiera encontrarse) con la compasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s