La incertidumbre a través de dos historias, sus fotografías y una poesía

Cuando revuelvo más allá de lo superficial que nos ofrece la mirada de la realidad, me planteo que la Vida (con mayúscula) es el nudo entre lo que descubrimos y lo que sentimos por ello. Es decir, la Vida es algo más complejo que lo representado con esa mirada.

En la pasada edición del seminario de innovación en atención primaria sobre “Incertidumbre y Complejidad Clínica” participé  en la sección dedicada a casos clínicos. Compartí dos historias que considero dibujan parte de esa realidad cotidiana en mi quehacer y a través de las cuales, revolviendo, he podido descubrir las diferentes caras de una misma moneda. La moneda y sus dos caras como símbolo de lo común y de lo diferente entre Luisa y Rosario. El giro de moneda tiene como eje la citada incertidumbre: la percepción de la ignorancia sobre lo qué es o lo que hay que hacer inicialmente ante un determinado contexto, en este caso en la relación como médico con las dos pacientes y sus familias. Este eje de la incertidumbre, en ocasiones, se roza de forma tangencial con la Muerte.

A través de este enlace se pueden acceder a las historias de forma más detallada, pero a modo de pinceladas destacaría que en la cruz de la moneda encontramos lo común a ambas protagonistas: ser mujeres, tener en su haber más ochenta años (de vida) y ser cuidadas por mujeres. Ambas han tenido contacto con otras enfermedades y tratamientos farmacológicos variados… Uno de sus últimos episodios es el descubrimiento en su pecho de un bulto y en ambas ha habido que elegir qué hacer ante ese descubrimiento. Todo rodeado de la valoración de su “tiempo”: una tiempo (im)preciso.

En la cara encontramos lo “singular” de cada una de ellas. Es a través de esta mirada cercana donde descubro los límites y la trascendencia. El pasado-presente-futuro con Luisa se ha hilado a través de su hija, con Rosario ha sido a través de ella y de su sobrina. Ambas compartieron una etiqueta diagnóstica en su historia: “bulto en la mama” pero en la historia de Luisa ahora se conocen más detalles afinados sobre esa etiqueta. Es éste último detalle el que me llevó más a detenerme en ambas realidades. Pienso que aunque en ambas hubiésemos conocido el nombre y la apellidos que había detrás de esa etiqueta inicial de “bulto en la mama” y constase “cáncer de mama” en la historia de las dos como un guión más de “la cruz”, la mayor carga que influye en la incertidumbre viene marcada por “las caras” de la moneda. Por el quién tiene esa etiqueta, con quién vive, cómo ha sido su vida…

El día de la presentación de estas dos historias dudaba si hacerlo a través de la lectura resumida de las dos historias escritas o compartir otros elementos que durante el transcurso de la preparación del texto me habían ayudado a indagar más sobre el mar de la incertidumbre. Elegí la segunda opción que constaba de dos elementos: imágenes y una poesía:

01

02

03

04

05

07

09

10

12

13

14

15

16

 Después de las imágenes, un poema de Larkin publicado en “Las bodas de Pentecostes“:

Que raro no saber nada, nunca estar seguro

de qué es cierto o acertado o real,

y verse obligado a puntualizar O eso creo,

o Bueno, eso parece:

seguro que alguien sabe.

Qué raro ignorar cómo van las cosas:

su talento para encontrar lo que necesitan,

su sentido de la forma, su puntual diseminación

de la semilla, y su voluntad para cambiar;

sí es raro,

incluso vestir ese conocimiento -pues nuestra carne

nos rodea con sus decisiones-

y sin embargo pasar toda la vida en imprecisiones,

pues cuando empezamos a morir

no tenemos ni idea de por qué.

Comenzaba este texto con la reflexión de que la mirada es sólo un acercamiento a la complejidad que implica el vivir y el enfermar.La elección de la exposición con las fotografías como forma complementaria de cada uno de los escenarios transitados con estas dos historias. Y la elección de la poesía por la sensación despertada al descubrir que un poeta hace ya algunos años también escribió sobre la incertidumbre (de la vida).

Imágenes y poesía: otras miradas que me acercaron a la incertidumbre.

Agradecer a Marta Pareja su dedicación en esta forma de mirar a través del objetivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s