El dedo péndulo: sobre el tránsito en los pequeños detalles

Principio, nudo y desenlace son las partes de las que consta el trabajo que presenté hace una semana enla sesión de casos clínicos “Errores (y la fantasía de los errores clínicos)” del seminario de Innovación en Atención Primaria (SIAP).  Una historia hilada a dos manos y que se encuentra encabezada por el título:  El dedo péndulo: sobre el tránsito en los pequeños detalles.

Durante la exposición presencial y haciendo honor al tema del seminario… me acompañaron dos situaciones que podría etiquetar de errores. La primera fue la de “confiar” que el tiempo para la exposición era la similar a la convocatoria previa de noviembre y no leer con atención en la convocatoria que, en este caso, dispondría de 5 minutos. La segunda, en el contexto de esa nueva adaptación temporal, no comprobar que la presentación que había preparado la veía todo el mundo en la sala y no sólo yo en la pantalla del ordenador. Así pues el resultado fue la de realizar una síntesis (espontánea) de lo trabajo en torno a esta historia. Una experiencia que se suma al reto personal de ir perfilando la habilidad de exponer a otros de una forma clara y concisa.

La historia en toda su extensión y con los comentarios intercalados de la reflexión que ha ido aportando su recuerdo y la mirada actual, se puede leer  aquí. Texto que acaba con estas conclusiones:

– E​l valor de recordar esta historia: sobre lo que dudamos, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que no sabíamos e incorporamos… Dibujándose el aprendizaje como un proceso conjugado en gerundio.

-​ R​econocer cómo influyó el sesgo de disponibilidad (y probablemente también el de representatividad) y el no-conocimiento en la toma de decisiones. Este reconocimiento de cada uno de los ingredientes (más o menos visibles, más o menos complejos) que determinan las decisiones, como pieza clave de ese proceso de aprendizaje donde no sólo el desenlace es lo importante.

-​ L​a convivencia con los errores, con nosotros mismos y con quienes lo sufrieron…

– El esbozo sobre qué habilidades son imprescindibles en nuestro quehacer: la observación, la percepción, la reconstrucción, la interpretación…de lo relevante. Revisar las hipótesis conforme transcurre el tiempo…

– A transitar en la complejidad y entrenar la habilidad de la mirada de las partes al todo y viceversa. Como plantea Edgar Morin en su texto “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro”, en esta historia podemos reconocer cómo el vínculo a la especialización y a la mirada focalizada, en ocasiones, no es suficiente para el abordaje de los problemas porque se tiende a fragmentar lo global y a diluir lo esencial.

 

El texto empieza con una serie de fotografías, que también se encontraban en la presentación (in)visible. Forman parte del proyecto paralelo que he trabajado en las últimas semanas:

2014-11-22 17.42.04-2
1.1
1.2
1.3
1.4
1.5
1.6
1.7
2014-11-22 17.42.04-2
Una secuencia de imágenes cuya pretensión es ser algo más que un mero acompañamiento, con la colaboración del descubrimiento de los trabajos de Duane Michals y Del Amo, entre otros. Un intento de buscar una un matiz complementario al texto, en el que detenerse para reconocer aquello que no pueden expresar ni las letras ni las palabras.

 Una historia hilada con letras e imágenes: Un tránsito por los pequeños detalles.

 Agradecer a mi tutora el recuerdo compartido y a Marta Pareja por descubrirme otra forma de mirar.

 

Un pensamiento en “El dedo péndulo: sobre el tránsito en los pequeños detalles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s