La segunda opinión: sobre el quién, el dónde y el cómo…

IMG_3483

“Rosario acudió a la consulta para solicitar que sea atendida en otro hospital, pide una segunda opinión. Se trataba de nuestro primer encuentro. La razón de esa petición la justificaba porque, según su interpretación, se había cometido un error cuando la atendieron hace tres años y que no quería continuar visitándose en el hospital de referencia, porque no tenía confianza.

En una visita de revisión ginecológica le había encontrado un “tumor” y le realizaron biopsia. Ella comenta que le recomendaron la intervención quirúrgica y “vaciarla” porque en la biopsia no quedaba claro si se trataba de un tumor maligno. La operación transcurrió con algunas complicaciones que hicieron que Rosario permaneciese más tiempo del previsto en el hospital. La segunda biopsia fue informada como benigna y es aquí donde Rosario relata que se cometió el error… mirando hacia atrás sobre los riesgos, las complicaciones y su pérdida de confianza.

Ahora por problemas de incontinencia de la orina se le ha propuesta una nueva intervención quirúrgica y ella expresa que no tiene confianza después de lo vivido.

Rosario antes de venir a la consulta lo había solicitado en atención al cliente del hospital la posibilidad de que fuese valorada por otro médico en otro hospital y según me contaba ella la respuesta había sido que no era posible”.

 

En realidad lo que solicitaba Rosario no era una segunda opinión, era la atención en otro hospital al que le corresponde, que viene marcado por el lugar de empadronamiento.

Sobre segundas opiniones sólo recordaba una experiencia con otra paciente hacía más de un año. Carla, con un posible diagnóstico de esclerosis múltiple, había planteado al neurólogo sus dudas y la posibilidad de una otra valoración. Él mismo realizó el trámite y obtuvo una segunda valoración en otro centro.

Aprovechando la situación inicial planteada por Rosario decidí buscar en qué situaciones se puede solicitar la segunda opinión, cuál es el procedimiento para ello y en qué consiste. En el Decreto 125/2007 se puede encontrar:

 

la definición: La segunda opinión médica es la evaluación clínica realizada a partir de la información médica procedente de un médico especialista, que consta del estudio diagnóstico y de la propuesta de tratamiento. Puede encontrar más información sobre el tema en el enlace siguiente.

quién lo tramita: la Oficina de Atención al Ciudadano del hospital donde se visita el paciente.

quién puede solicitarlo: cualquier persona que tenga derecho a la asistencia sanitaria en el Servicio Catalán de Salud y en algunos de los siguientes supuestos:

1.-  si tiene diagnóstico de enfermedad degenerativa progresiva del sistema nervioso central, sin tratamiento curativo, o una neoplasia maligna, salvo el cáncer de piel que no sea melanoma.

2.- si se le ha prescrito la realización de una de las siguientes intervenciones quirúrgicas: Cirugía ortopédica con riesgo de limitación funcional importante, neurocirugía, cardiocirugía, cirugía vascular o cirugía oftálmica.

3.- si se le ha prescrito la necesidad de un transplante

4.- si tiene diagnóstico de una enfermedad rara (incluidas las de origen genético).

 

cómo se realiza la evaluación: Sin programar ninguna visita presencial ni exploraciones complementarias. Se enviará un informe de respuesta de segunda opinión médica al solicitante y a su hospital de referencia. En caso de que no haya suficiente información, se indicará en el informe.

La visita presencial para la segunda opinión médica se realizará de acuerdo con el criterio del especialista que debe realizar la evaluación.

y después de conocer la segunda opinión: si coincide con el diagnóstico y/o el tratamiento iniciales, se continuará recibiendo la asistencia sanitaria en el centro donde el paciente se visita normalmente.

Por el contrario, si la segunda opinión médica ofrece un diagnóstico y/o un tratamiento distintos, el paciente puede optar por elegir si recibir la asistencia sanitaria en su centro habitual o en aquel que ha emitido la segunda opinión.

Algunos interrogantes que me planteo después de las lecturas:

– La experiencia previa de cómo se había resuelto la consulta de Carla de segunda opinión parece no ser la primera opción de la valoración. Al menos en la descripción de cómo se realiza se detalle que la visita presencial se realizará a criterio del profesional. Y me pregunto: ¿ cómo puede plantearse una valoración sin tener al paciente? y ¿ qué implicaciones puede tener realizar una valoración basada en informes médicos y resultados de pruebas complementarias?

-Según se describe una vez obtenida la valoración y si la segunda opinión es diferente a la previa, el paciente puede elegir dónde realizar tratamiento-seguimiento. Leyéndolo no he podido dejar de imaginarme secuencias de escenas donde los papeles y las firmas van y vienen, y la toma de decisiones se dibuja como un único momento estático.

-¿ Qué valores entrarían en conflicto…con este modelo de valoración si es que predomina (desconozco datos) la opción de valoración sin visita presencial…?. De momento, reconozco uno…el de Autonomía.


Seguiré pensando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s