Amila y la (cons)ciencia del cuerpo

IMG_20150405_172325

 

 

” Tres veces había visitado a Amila en la consulta. Nos comunicábamos a través de su marido que hablaba algo de castellano. Propuse utilizar el traductor, pero ninguno de los dos sabe leer. Yo tampoco sé pakistaní.

Tenía dolor de cabeza desde hacía varios meses. De todas las preguntas que le había hecho no surgieron otros detalles que pudieran orientar sobre si había algo más que acompañaba al dolor de cabeza. La exploración de su cuerpo tampoco. Y en la historia clínica constaba las etiquetas diagnósticas de cefalea, catarro y astenia. Las otras dos visitas habían transcurrido uno en la consulta de urgencias y el otro al final del día con retraso acumulado.

Esa tercera visita me llevó a revisar con más detenimiento su motivos de consulta.
Hacía aproximadamente ocho meses había ido a urgencias de ginecología por dolor abdominal. El informe era escueto:

” Mujer de 41 años de edad.
 
Motivo de consulta
 
Dolor abdominal.
 
Anamnesis
 
Barrera idiomática importante. Acompañada por su marido.
No AMC. No AP De interés.
Dolor abdominal de semanas de evolución. FUR: un mes y medio
 
Exploración:
 
La paciente se niega a ser atendida por un profesional varón.
 
Gravindex negativo
 
 
Alta a domicilio.
 
Control por su médico de atención primaria.

En las hojas de derivación almacenadas en la historia clínica constaban dos para estudio de una anemia que se le había detectado en una analítica hacía seis meses. En la historia constaba que se realizaba, de nuevo, la derivación porque no pudo asistir la primera ocasión.

Pregunté a su marido si habían acudido a la segunda citación para el estudio de anemia. Respondió con un no. Percibí que era un no… con puntos suspensivos.

Cuando hice alguna pregunta más para indagar acerca de la posible razón más allá del olvido del día de la cita… se sucedieron unos minutos en que la pareja hablaron entre ellos.
Ella hizo un gesto con su mano señalándome.
Y él me dijo: “ella no quiere al hospital ni estudios porque no quiere que la mire un hombre”.

Cinco meses han transcurrido de un cambio de escenario en mi quehacer. Antes la visita a pacientes (in)migrantes era una excepción. Ahora se ha convertido en una norma en la lista diaria. Y con ella la aparición de nuevos interrogantes y conflictos.

El conflicto de valores que se planteó aquel día en la consulta con Amila quizá será el primero de otros tantos según se vayan sucediendo encuentros con las pacientes pakistaníes.

Indagando sobre este tema encontré un artículo de Mercedes Pérez Fernández titulado “Atención Ginecológica a mujeres pakistaníes y elección de profesional por sexos: problemas éticos“. Comenzamos leyendo el problema planteado por una médico de familia: en la comunidad donde trabaja las mujeres paquistaníes habían expresado que era un problema para ellas no tener una mujer ginecólogo de referencia, partiendo de su contexto cultural en el que no estaba aceptado que fuesen exploradas por un hombre. A través de la detección de los valores en conflicto y los cursos extremos de acción, se nos ofrecen unos guiones de cursos intermedios que nos invitan a reflexionar sobre si nuestro quehacer se va moldeando en la medida que los barrios cambian.

Sobre la realidad del inmigrante – aquí – emigrante – allí varón en los años setenta escribe John Berger en su libro “Un séptimo hombre“. No escribe sobre la realidad de las mujeres y sí traza algunas pinceladas sobre la salud-enfermedad y la atención sanitaria que reciben estos hombres. Resultan ser historias que bien pudieran titularse como a-temporales, porque algunas realidades pueden ser reconocidas aquí y ahora. O al menos con matices compartidos.

Uno de mis párrafos subrayados es éste:

“Para intentar comprender la experiencia del otro, es necesario desmontar el mundo tal y como uno lo ve desde el lugar que ocupa en él, y tratar de volverlo a montar bajo la óptica propia del lugar ocupado por el otro.”

Un párrafo que conecta con la lectura entre-lineas de la historia de Amila y de lo propuesto por Mercedes en su texto.

Una invitación a pensar sobre sobre la forma de mirar y el posicionamiento ante otras realidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s